LA CELDA

Integraciòn:
Mario Santamarta , bajo
Ricardo Illa , bateria
 Daniel Mendoza


Biografia:
Hablar de LA CELDA es hablar de la ciudad de Pando… Pando fue el origen de la generación roquera uruguaya post dictadura, e impulsora de lo que ahora disfrutamos en las emisoras de FM de Uruguay a cualquier hora del día. Comenzando por LOS ESTÓMAGOS, y luego de la separación de éstos, tomamos la posta bandas como LA CELDA, HARRY Y LOS SUCIOS, INTIFADA y muchas más… (agregar aquí las que me estoy olvidando). LA CELDA irrumpe en la escena roquera uruguaya por el año 1988, creo que en Setiembre, en la ciudad de Pando, Uruguay. Con un origen muy variado: punk, dark, hasta folclore había entre las influencias, las más marcadas eran el rock español, el vasco y el inglés, y de la mezcla nació este rock mestizo. Cada integrante aportaba lo suyo y así surgían las canciones. Desde el principio las integraciones se sucedieron una tras otra, siendo Daniel Mendoza y Mario Santamarta los integrantes originales de la banda, a los que se unió Ricardo Illa conocido como “el Cali” (no me acuerdo el año, Daniel si me podés ayudar), y esa fue la integración definitiva de la banda. Después de tocar en cuanto lugar hubiese por la vuelta, en el año ´94 accedimos a grabar para el sello Perro Andaluz y con Walter Linás como técnico. El disco se llamó “SIN DISFRAZ”, y era un fiel reflejo de cómo nos veíamos a nosotros mismos con respecto a las canciones, éramos lo que proyectábamos. En este disco contamos con la participación, en uno de los temas, de Tabaré Rivero (de la Tabaré Riverock Banda), y con un apoyo tremendo de Gustavo Parodi (ex Los Estómagos – actual Buitres). El disco tuvo muy buena repercusión en la prensa, tanto radial como escrita. Llegó a ser comentado por la revista “Juventud Perdida” de Argentina, teniendo muy buena crítica. Tan buena resultó esa crítica que dio el puntapié inicial para que, después de un tiempo, compartiéramos escenario con “Todos Tus Muertos” de Argentina y “Negu Gorriak” de Euskadi. Fue un recital muy controvertido porque se hizo poco tiempo después de una brutal represión por parte de la policía uruguaya mientras se realizaba una manifestación pacífica por la no extradición de presuntos terroristas vascos, en realidad presos políticos. Por ese tiempo grabamos un compilado de bandas pandenses que se tituló “PANDO, CUNA DEL ROCK”, disco que fue impulsado desde un programa de radio llamado “Rompan Todo” (programa para el cual grabamos la cortina musical), que tenía una audiencia impresionante. Este disco grabó a fuego en la memoria colectiva de los pandenses ese título: “PANDO, CUNA DEL ROCK”. Grabamos después nuestro segundo disco (ya por el año ´95), “FRUTOS AMARGOS”, por el sello Ruta 66, disco que volvió a tener muchísima repercusión, que llamó la atención desde el diseño de tapa hasta que se contó con la co-producción artística de Sergio Gramática (baterista de “Los Violadores” de Argentina) y Alejandro Mérola (quien fue el técnico de la grabación también). El “FRUTOS AMARGOS” fue sin duda el punto más alto de LA CELDA, donde la banda se consolidaba como tal. Contamos con la participación de Gustavo Parodi en guitarras y coros, del propio Sergio Gramática en coros, al igual que Alejandro Mérola que grabó los teclados en “El beso final”. Como en el disco anterior, tanto Daniel como Mario componían las canciones, las cuales eran arregladas, criticadas y hasta a veces desarmadas y vuelta armar por el Cali, pero el proceso de composición era entretenido, siempre terminábamos de acuerdo. En éste punto puedo decir que la relación humana que existía y existe hoy entre los integrantes es impecable. Primero somos amigos, luego compañeros de banda. Durante la grabación del “FRUTOS AMARGOS” surge la posibilidad de incluir una canción en un disco tributo a la mítica banda pandense LOS ESTÓMAGOS, ese disco tributo de llamó “EXTRAÑAS VISIONES” y las bandas que participamos en él presentamos nuestras versiones de las canciones de LOS ESTÓMAGOS, en nuestro caso el tema elegido fue “Seguridad”. Fueron ocho años… Muchos recitales, muchas noches de rocanrol, mucho tiempo que compartimos. Tanto que de a poco nos fuimos desgastando, los ensayos eran casi por obligación más que por el gusto de compartir. Y esto lo pongo completamente a título personal (Mario), fue preferible dejar a la banda en suspenso que terminar todos peleados y llevándonos mal. Y fue así, hoy puedo decir que tengo en el Cali un muy buen amigo y en Daniel un hermano del alma. Los tres soñamos con que LA CELDA vuelva a sonar, cosa muy difícil ya que Daniel está en Las Canarias y el resto en Uruguay. Daniel sufrió y sufre, como tantos miles de uruguayos, el exilio económico que le impone Uruguay a sus hijos. Quién sabe, con el uso de las herramientas informáticas… vaya uno a saber. De algo estoy seguro, no está todo dicho sobre LA CELDA aún.


Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

Ingrese su correo aquí:

El Aguantadero en tu mail